'Un tigre en mi salón' se adueña del Contenedor Cultural de la UMA
Por clothing-bag, 13/07/2022

'Un tigre en mi salón' se adueña del Contenedor Cultural de la UMA

ANA JIMÉNEZ

Durante la mañana del jueves 25 de noviembre el Contenedor Cultural se teñía de morado para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Sobre las ocho de esa misma tarde, la Zona Cero del Contenedor se tornaba blanca con motas negras, piezas de cerámica y personas arremolinadas bajo el techado de la entrada para protegerse de la lluvia y asistir a la inauguración de la exposición 'Un tigre en mi salón', del dibujante Little.

Bajo el cielo negro con nubes aparecía la figura del artista llena de color, preparado para su primera exposición en Málaga: «Es la primera vez que expongo en Málaga y esta es mi primera exposición individual», declara el dibujante con el reflejo de los puntos negros de las paredes en el brillo de sus ojos.

Para explicar su arte lo primero es explicar su nombre artístico: «Little viene de que siempre me ha gustado no despedirme del niño que soy ni considerarme un adulto. Es la forma de ser de un niño grande y un adulto pequeño, y me gusta jugar entre esos dos mundos».

«Little viene de que siempre me ha gustado no despedirme del niño que soy ni considerarme un adulto»

'Un tigre en mi salón' es una obra peculiar, divertida y con toques infantiles que, tal y como expresa el artista, compone el reflejo de su propias vivencias: «Uso el dibujo para expresar mis emociones. Siempre están vinculados a mis vivencias. Justo estos dibujos son lo que he vivido en los dos últimos años, desde que empezó la pandemia hasta hoy. Ha habido una catarsis personal y laboral en mi vida y la he reflejado a través el dibujo».

El título de la exposición, que en principio hace preguntarse si el artista va a reflejar una escena de la película 'Jumanji' convirtiendo parte de su casa en una selva, nada tiene que ver con eso, sino con un sentimiento que conecta rapidamente a cualquiera con la obra: la locura de la que han estado bañados los dos últimos años. «'Un tigre en mi salón' significa cuando algo te rompe tu cotidianidad, tu mundo interior y tu calma, y de repente tienes que domar una fiera con la que no contabas y empezar de cero. La superación de esos problemas, las vivencias, los nuevos lugares, justo ahí está mi trabajo. Me ha servido para encauzar mi vida», comenta el autor.

Blanco y negro

Los colores rojos, amarillos y verdes de la ropa de Little hacen que se convierta en parte de la exposición, convirtiéndolo en un punto difícil de perder de vista entre el blanco y negro de las paredes. «Yo soy una persona colorista a muerte, muy vitalista», señala el dibujante.

'Un tigre en mi salón' se adueña del Contenedor Cultural de la UMA

¿Cómo es posible entonces que en su obra prevalezca el blanco y negro, exceptuando algunos colores en los jarrones? La repuesta sale de su boca tan veloz como la carrera de un guepardo, o mejor, de un tigre: «El blanco y negro es simplemente por sencillez. Intento que el trazo fino comunique una idea de la manera más simple posible. Es quitar el adorno de lo que quieres decir y decirlo. Por eso el blanco y negro. Empecé a dibujar con un lápiz y un papel, y a raíz de eso ha sido mi signo de identidad, mi sello identificativo. Hay veces que voy evolucionando en cerámica y añadiendo colores, arriesgando un poco».

Las musas del dibujante son tantas como colores tiene su bufanda, como motas negras tienen las paredes del Espacio Cero o como exposiciones ha asistido Tecla Lumbreras: «Me inspira desde la música, el teatro, la danza. Por ejemplo, muchos monigotes que están dando vueltas vienen de la danza contemporánea. En fin, que me inspiro de diferentes artes y de toda la cultura en general».

Al tener tantas pasiones culturales cabe pensar si el dibujante se desenvuelve en otros tipos de disciplina. La risa de Little, que se ha convertido en el sonido principal durante la noche del estreno, suena de nuevo: «Hago cerámica y, cuando voy a discotecas bailo mucho, pero no sé yo si eso es arte».

Comunicar de una forma sencilla lo aprendió años atrás, durante su etapa universitaria cuando estudiaba Comunicación Audiovisual en la Universidad de Málaga. «A mí la universidad me dio esa experiencia de ser libre, feliz, me sentía vivo. Me ha dado una vivencia vital increíble. Estoy aquí por como me eduqué aquí, por como me divertí y lo pasé bien. Conocer a Tecla, conocer personas creativas, al final nutre tu vida. No es solamente aprobar e ir a clase, que también, pero no», concluye Little entre risas.

Comienzos

Desde esos años en la Facultad de Comunicación llamaba al corazón de Little, tanto es así que fue unos de los creadores del espacio artístico de Galería Central: «Monté Galería Central con Tecla cuando era alumno. Montamos un equipo de estudiantes. Cuando nos fuimos graduando seguía otra gente llevándola. Yo descubrí el amor del arte junto aquí, en mi facultad».

Y desde ese momento no despegó ni un segundo su vida del arte hasta hoy. Los caminos de Little hasta esta inauguración comenzaron por sus estudios, en el ámbito de la comunicación, como él mismo relata: «He trabajado en algunas agencias, he hecho comunicación para artistas, y demás. Pero al final me di cuenta de que lo que me gustaba era dibujar y aposté todo por mi trabajo dejando todos mis otros trabajos vinculados con la gestión cultural».

Desde ahí, comenzó a salir de la crisálida Little, el dibujante que se ha adueñado hasta enero del Espacio Cero del Contenedor Cultural. «Hace cinco años empecé a enseñar mis dibujos. Me llamaron de revistas y empecé a publicar. Mi primera exposición la hice en Madrid, hace también como cinco años más o menos. No hace mucho tiempo. Ha sido una carrera muy rápida y vertiginosa».

Dedicarse al arte nunca fue un camino de rosas, como ya demuestran las historias de otros muchos pintores conocidos a lo largo del tiempo, como van Gogh o el Greco y Little lo sabe bien: «Se pierden muchas cosas. Yo he sacrificado muchos fines de semana y muchos festivos, pero si quieres destacar tienes que trabajar duro y hacer que tu entorno entienda por lo que estás luchando y lo que quieres conseguir».

Pero el dibujante no solo está convencido de que este es su destino, sino que anima a todos los alumnos a que crean en ellos mismos y, si es lo que creen su designio, luchen con dientes y pinceles hasta conseguir sus metas: «A los alumnos les digo que se diviertan, que se lo pasen bien, que jueguen, que colaboren con otros artistas. En definitiva, que hagan todo lo que cuando tengan un trabajo remunerado les va a costar hacer». Y añade: «Cuando llegas a un punto en el que consigues ciertas cosas puedes relajarte en muchas otras. Estoy empezando a dedicar más tiempo a mi familia o amigos».

Con una copa en una mano, el cigarro en otro, la vicerrectora de Arte y Cultura de la Universidad de Málaga, Tecla Lumbreras, aparece en la sala con su sonrisa habitual acompañada de un abrigo con pelo rosa. Ambos comparten una sonrisa cómplice, de artista a obra, solo que ahora la artista es Tecla y la obra que comenzó es Little, su antiguo alumno.

Tendencias
Etiquetas: